página inicial
quiénes somos
autoridades
dónde estamos
formas de atención
hospital de día
atención psicológica
atención psiquiátrica
formación profesional
equipos
instituciones
novedades
profesionales


De interés para la Comunidad 

Adicciones

ARGENTINA: ALGUNOS DATOS Y CONSIDERACIONES SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL

La Argentina presenta, en la actualidad, una situación social de preocupación, angustia e inseguridad frente al futuro. Frente a este contexto, padres, maestros y adultos referentes de la juventud, desbordados por estas circunstancias, no siempre ofrecen un continente adecuado que permita a niños y adolescentes la posibilidad de diálogo, de escucha y de decodificación de sus mensajes y necesidades. Las distintas señales que muestran los jóvenes en cuanto a intereses, malestares o patología, o bien pasan inadvertidas para los adultos o éstos son incapaces de dar respuestas adecuadas.

A su vez, los adolescentes también se encuentran profundamente afectados por las circunstancias socioeconómicas por las que atraviesa el país. Visualizan un horizonte incierto que acrecienta, aún más, la sensación de incertidumbre y desequilibrio que normalmente acompaña este período de la vida.
“En la actualidad diversos autores tienden a desarrollar un modelo integrativo de la comprensión de las adicciones que otorgue un peso relativo a factores biológicos, psicológicos y sociales. Las concepciones parciales fracasan al enfocar un aspecto como si constituyera una visión del conjunto. Contribuyen a aumentar la gravedad del problema algunas fallas que caracterizan nuestra organización como país” (W.R.Grimson)

Actualmente un altísimo porcentaje de la población se encuentra sin inserción laboral ni educativa, es decir, al margen de cualquier referencia institucional que los contenga, albergados solo tal vez por la calle o por alguna esquina.

El malestar generalizado, produce un auténtico agujero en las redes de contención social y en los valores colectivos. Este vacío, insostenible, se tapa con el consumo de cosas, personas, sustancias “...el hueco social en que la droga se instala señalando con su presencia otras carencias” (W.R.Grimson).

Así es como el consumo, incluyendo el de sustancias, se ha vuelto una respuesta cotidiana, normal y esperable para paliar el malestar. Es tolerado por la sociedad “consumir para olvidar las penas”.

Según Hugo Miguez, históricamente la concentración de la alarma social siempre se ha realizado sobre los casos con dependencia que son los que normalmente conmueven a la comunidad. Sin desmerecer la importancia de este conjunto un examen más completo señala la problemática del uso de sustancias adictivas como un continuo de problemas diferentes que implican la existencia de daño en cada uno de los segmentos.

...Las estrategias sociales para resolver las demandas sociales por la via de las sustancias culminan con frecuencia en el descontrol y señalan que no es necesario llegar al uso intravenoso de drogas ilícitas para participar de una situación que hace imposible el cuidado de sí mismo o de otro frente al SIDA u otros problemas.

El ejemplo conocido del adolescente que aprende a resolver sus problemas tomando alguna bebida alcohólica para neutralizar sus temores fue con frecuencia banalizado como problema y puesta en el límite de una trasgresión esperable, para encontrar hoy, sin embargo, que esto no se limita ya a las sustancias legales
.
La banalización de los niveles no adictivos se sostienen patrones de Tolerancia Social que implican la indulgencia hacia hábitos de abuso en el entendido de que constituyen una forma general de ser y no justifican por tanto una actitud de censura severa o significativa....

Reflexionar sobre el consumo de sustancias psicoactivas en las sociedades actuales expuestas a un alto nivel de tensión social, implica atender por un lado a una diversidad de formas de utilización por sus efectos tranquilizantes o euforizantes, en el campo de la diversión o de la producción".


Substancias

Cuando hablamos de drogas nos referimos a cualquier sustancia externa que pueda modificar la percepción, el estado de ánimo y el comportamiento desde lo químico cuando no se logra cambiar la propia realidad desde el desarrollo personal. De esta manera las sustancias psicoactivas son numerosas: el tabaco, el alcohol, la marihuana, los medicamentos utilizados más allá de las indicaciones médicas, la cocaína, los pegamentos, etc.

Se trata de un “modelo químico de vida” donde se propone la sustancia como la clave para la construcción de una realidad que no se logra enfrentar ni modificar con los propios recursos personales. El problema de la droga es, por lo tanto, el de la obtención por la via química de efectos que no han podido lograrse mediante la interacción con el medio. El individuo concluye que su situación es inmodificable y, en consecuencia, busca alterar “el estado de ánimo, los sentimientos, las percepciones” hasta lograr sin sufrimiento inmediato acomodarse en forma circunstancial a la realidad y sentirla placentera. Frente a esta elección se alteran los modos de aprendizaje de la experiencia y el desarrollo del individuo se resiente en relación directa con su menor edad (Miguez.H. Uso de sustancias psicoactivas).

Esta tentativa de narcotizar situaciones de nuestra vida para evitar registrar el displacer, el dolor, el cansancio, la frustración, termina por suprimir el sistema de señales imprescindible para preservar nuestra salud tanto física como psíquica.

Por ejemplo, desde la publicidad se promueve narcotizarse para poder hacer frente a la sobrecarga laboral y a las tensiones que el contexto social induce. “Las pastillas milagrosas” obran como señuelos que pueden mitigar cualquier sufrimiento.

Fuente: SEDRONAR


Karites Profesionales de la Salud
Homero 163, Ciudad de Buenos Aires, c1407ifc, Argentina
(Altura: Av. Rivadavia 9300)
Teléfono: 3531 8735 - Fax: 3531 8735
www.karites.org.ar    formulario de contacto    info@karites.org.ar
Marca Registrada : Karites: Profesionales de la Salud - Atención con Formación. Asociación Civil. Registro I.G.J. Nº 00738